Diversiones acuáticas para el próximo verano

Empezamos el mes de junio y muchos ya piensan en las vacaciones de verano, por supuesto, pues hay bastante gente que ya comienzan sus descansos estivales en este mes. Y si no es así, como el tiempo acompaña bastante, uno puede darse un pequeño homenaje y aprovechar los días de este mes para pasar tiempo al aire libre y empezar a disfrutar de lo que vendrá después, tampoco hay por qué esperar tanto.

Sin embargo, como buen españolito de a pie, debo reconocer que, para mí, las diversiones veraniegas dependen de dos cosas principalmente: el agua y las chicas desnudas. Lo segundo no creo que para ningún tío sea un misterio ni tenga que dar ninguna explicación, y para lo primero, bueno, yo tengo la firme convicción de que, por alguna razón, es este país siempre nos divertimos más cuando el medio acuático se encuentra de por medio por cualquier razón. Piénsalo tranquilamente y verás que tengo razón.

¿No se divierte uno muchísimo más si está a la orilla del mar, o incluso en el bordillo de una piscina? ¿No nos encantan los parques acuáticos, como si tirarse por un tobogán mojado fuera mucho más divertido que en otro en secano? ¿No se anima cualquier reunión estival mucho más si sacamos una goma y nos regamos unos a otros con un pequeño chorro de agua? E incluso para la gente intelectual, que se cree por encima de todas estos entretenimientos mundanos, apuesto que llamaría mucho mas la atención la imagen de un cuadro de ninfas desnudas que la de los fusilamientos del 2 de mayo, por ejemplo.

Puede que todo esto suene a tópico, pero precisamente estamos en un país de tópicos, y además no es que me importe mucho que se lo llame así. Que a un tío le gusten las mujeres desnudas no es que sea algo extraordinario, más bien todo lo normal, pero concedo que haya alguien que no esté de acuerdo con la relación del agua con nuestras diversiones, aunque yo lo tengo tan claro. Lo más fácil sería hablar sobre las playas nudistas o algo así, pero en realidad no hay que quedarse en eso como puedes ver por mis comentarios. Recuerdo muchas buenas tardes veraniegas, y también en otras estaciones, donde estar junto a una extensión de agua, o traerla a la reunión de alguna manera, ha sido el punto de inflexión para que todos lo pasáramos de puta madre. Puede resultar extraño en un país donde hay kilómetros y kilómetros de costa esa atracción por el líquido acuoso, pero recordemos que también tenemos muchos kilómetros cuadrados de tierra interior, y que en muchas partes de ella se pasa verdaderos apuros con el tema de la sequía. Quizá disfrutar del agua sea algo que llevamos en nuestro adn y no nos hemos enterado; pero sea por lo que sea, para mí está clara esa atracción, sin ninguna duda.

Claro que otro tema es cómo hacer un uso eficiente de nuestra reserva hidrográfica, e incluso salvaguardar las costas del efecto del hombre, que a veces puede ser bastante nocivo. Es cierto que no podemos ir como locos derrochando el agua que no tenemos, ni contaminando la que tenemos, por una cosa tan baladí como la diversión… o no. Responsabilidad, sí, pero todo es posible si se tienen en cuenta todos los factores, y te aseguro que un poco de entretenimiento en época estival, máxime con lo mal que la población en general lo ha pasado los últimos años, no debe ser un crimen ni mucho menos. Pero bueno, es cuestión de pensar un poco y de no ir a lo loco, y seguro que se consigue llegar a un término medio en el que todos estemos contentos, ¿no te parece?

Ahora muchos ayuntamientos están ocupados en cómo hacer un uso responsable de las reservas de agua de sus municipios, no importa si son sitios de playa o no, pues estos también tienen ese problema dado que su población aumenta con la llegada del verano y el turismo. Los consistorios intentan aprovechar al máximo el agua existente, pensando en cómo conseguir que todo el mundo tenga su parte sin que al final nadie salga perjudicado. Si existen cerca urbanizaciones con piscinas, o parque acuáticos, la cosa se pone mucho más difícil, pero no por eso dejan de estudiar el asunto. Algunos avances en técnicas de depuración o en aprovechamiento de aguas residuales, o aparatos que controlen el gasto de agua están siendo bastante eficaces, así que, al menos por aquí, el ocio el plan mojado está más o menos asegurado. ¿Lo de las chicas en bolas? Bueno, esa es la parte que toda a nosotros los ciudadanos de a pie, bastante complicada, pero como dicen por ahí: “se hará lo que se pueda”.

Dejar un comentario