El agua, un recurso imprescindible pero no ilimitado

El agua es el origen de la vida en el planeta Tierra, pero llegados a este punto de la historia de la humanidad, tenemos que darnos cuenta que, realmente, tenemos un problema. La climatología, en parte causado por el calentamiento global pero también por otros factores, se ha vuelto, como dicen por ahí, cosa de locos, y los fenómenos atmosféricos se producen sin ton ni son, rompiendo patrones en cuanto a lugares, estaciones y frecuencias, y la consecuencia más clara de todo esto es una clara: la sequía inevitable del planeta.

Aunque hayas escuchado las recientes noticias de las inundaciones que arrasan algunas partes del mundo, la evidencia demuestra que caminamos hacia la desertización de los continentes; las lluvias torrenciales, en momentos en que ya no son esperadas, y de una intensidad que no casa con la época del año en que se producen, no ayudan a reparar el estado de sequía en el que se encuentra la Tierra. Las razones climatológicas pueden dar una explicación a esta situación, aunque lo que es una solución, es bastante más difícil que lo consigan.

Ante el estado en que nos encontramos, poco podemos hacer para cambiarlo; no podemos hacer que llueva cuándo, dónde y cómo queramos, lo único que está en nuestra mano es cuidar los recursos de los que aún disponemos, y el agua, nuestro mayor tesoro, debería estar en el primer puesto de nuestras prioridades. Es por eso que se tuvo la idea de las Ferias del Agua, lugares donde se intenta enseñar la conservación y el mejor aprovechamiento de este recurso, y hay que decir que, a pesar de su valor didáctico más que de entretenimiento, parece que ha calado bien en el espíritu del público.

Es importante cuidar nuestra riqueza hidrográfica, no sólo intentando ahorrar al máximo en su consumo, sino usándolo responsablemente. Quizá esto último sea la clave principal, ya que como digo, por ahora la tendencia es a que cada vez sea menor la cantidad de agua potable que existe en la superficie de la Tierra. Para ello, es importante estar concienciados de la verdadera necesidad de realizar un buen consumo, y para ello lo mejor es empezar desde los más jóvenes, con juegos, ejemplos prácticos y sobre todo mucha diversión, que hagan que cale en sus mentes la idea de un uso responsable del agua, amén de muchos trucos para hacerlo.

No olvidemos que el agua es importante para la vida, quizá el factor más importante; y por desgracia, no disponemos de la cantidad de ella que todos quisiéramos. Conocer su valor y salvaguardar y proteger el recurso con el que ahora contamos es una tarea importante, que a todos beneficiará.

 

 

Dejar un comentario